Páginas vistas en total

viernes, 2 de diciembre de 2011

CARITAS DECIDE PARALIZAR LOS ADELANTOS DE RENTA BÁSICA QUE HACIA AL GOBIERNO

Cáritas Pamplona-Tudela se ha visto obligada a paralizar los adelantos de renta básica que viene realizando para el Gobierno de Navarra al verse desbordada, en primer lugar, por el incremento de casos. Así, ha pasado de 1.061 transferencias en 2009 a 2.245 en 2010 y a 3.481 en lo que va de 2011. Pero sobre todo por el aumento imparable de las cuantías, desde 1,1 millones de euros en 2009 a 2,4 millones en 2010 y hasta 4,6 millones en lo que va de 2011. Otra razón ha sido el mayor retraso en el tiempo del Ejecutivo foral a la hora de reintegrarle las cantidades adelantadas. De hecho, en este momento Cáritas tiene adelantados y pendientes de cobro un total de 682.601 euros.

"Los recursos de Cáritas son limitados", resalta la entidad. Por todo ello, ya planteó recientemente al Ejecutivo de que, desde ayer, 1 de diciembre, tiene que poner dos límites para poder "seguir colaborando" -ambas partes firmaron un convenio a finales del 2008 para lo que Cáritas pensó que serían unas cifras "razonables" de adelantos- y al mismo tiempo poder "seguir prestando" sus servicios habituales a los más desfavorecidos de Navarra.

En concreto, no superar los 300.000 euros adeudados -el máximo que consideran puede soportar la entidad en cada momento para no tener, por ejemplo, problemas de liquidez-; y, además, no adelantar más de dos mensualidades por perceptor.

Y es que este año y debido a los retrasos en la tramitación de la ayuda en las instituciones correspondientes han estado adelantado "dos, tres cuatro y hasta cinco mensualidades".

Incremento de lo adeudado


El mayor problema para la organización, cuyos fondos proceden "casi al 100%" de la solidaridad ciudadana (cuotas de socios, donativos, colectas, tómbola, etc.), ha sido y es "soportar" las elevadas cuantías adelantadas, entre que transferían el dinero a los beneficiarios siguiendo las indicaciones del Gobierno -dos veces por semana- y que éste les reintegrase el dinero adelantado. El año pasado, unos 20 días, este año, bastantes más, aunque desde la organización no se atrevieron a ayer a concretar la cifra.

Así, si en 2009 la media de dinero que Cáritas tuvo adelantada fue de 92.126 euros, en 2010 pasó a 195.012 euros. Y, todavía más, en 2011 hasta los 427.192 euros de media, es decir, casi el triple.

Un esfuerzo importante

Las cuantías se han disparado especialmente en 2011, ya que lo que los aquí denominados "adelantos" en realidad son "pagos de atrasos" de renta básica a personas y familias que tenían que haber cobrado esta ayuda hace ya meses. Como se recordará y debido a la crisis ecónomica y sus efectos, el incremento de solicitudes -y de otras necesidades- ha desbordado tanto a los servicios sociales como al Gobierno foral, llegando a producirse retrasos de hasta seis meses en el cobro.

"Cáritas no quiere ni recortar ni presionar a nadie", afirman. "Pero no somos un saco sin fondo y para asegurar nuestra labor tenemos que poner un límite para poder seguir dando servicio a las personas que lo necesitan".

De hecho, el esfuerzo realizado en el adelanto de rentas básicas ha sido elevado. En su conjunto y durante estos tres años ha realizado casi 6.800 transferencias a 4.628 personas y familias por un montante global que super alos 8 millones de euros, siendo más de 4,6 millones en lo que va de este año y considerando que esta cantidad supera de hecho el presupuesto total de la entidad para sus actividades -que rondará los 3,5 millones en 2011-.

Y, como ya se ha dicho, en estos momentos tiene una deuda pendiente de cobrar de casi 700.000 euros. Según parece, el Ejecutivo, que afirma "entender" la postura de Cáritas, ha dicho que pagará "una parte" -no toda- en breve. Sin embargo, mientras se siga superando el límite de los 300.000 euros, Cáritas "no podrá efectuar más adelantos".

En cualquier caso, la entidad diocesana muestra su "voluntad de seguir con la colaboración y espera que se halle una solución

No hay comentarios:

Publicar un comentario