Páginas vistas en total

miércoles, 26 de octubre de 2011

Un piloto invidente

Denny Denly recorrió los Alpes en su triciclo a motor en 1947.
Ciego y sin parte de una pierna por una mina durante la II Guerra Mundial, el escalador Syd Scroggie no se amilanó y completó 600 picos.
"Como quiera que llamemos a las montañas, no tienen nada que ver con la visión", dijo una vez. "Es una experiencia interior y puede ser tan conmovedora que da para saborearla con los ojos abiertos o cerrados".
Otro intrépido invidente del que se puede hablar es el británico Dave Heely, que perdió la visión a los 18 años, acaba de completar diez maratones en diez días mientras viajaba entre la salida de uno y otro como parte de un tándem ciclista.
Eso fueron más de 1.200 kilómetros de bicicleta y 400 kilómetros corriendo.
Myles Hilton-Barber, también invidente, es posiblemente el más conocido aventurero minusválido del Reino Unido. Perdió la visión a los 21 años, pero no empezó su carrera de aventuras hasta los 50 años. Ahora viaja por el mundo gracias a su trabajo como conferenciante motivacional.
Hilton-Barber completó una ultramaratón de once días a través de China desde el desierto del Gobi y la Gran Muralla.
Fue el primer piloto ciego en completar un trayecto de 55 días y 21.000 kilómetros de ultraligero desde Londres a Sidney usando un dispositivo de navegación por voz.
Completar estas increíbles hazañas, según él, ha cambiado su perspectiva sobre lo que es sufrir una discapacidad.
"Antes de haber empezado a hacer esto, pensé que necesitaba ver para ser feliz. Ahora me doy cuenta de que se trata de no centrarte en lo que no puedes hacer sino es proponerte lo que quieres y después imaginarte qué puedes conseguir. Siempre quise ser piloto".

No hay comentarios:

Publicar un comentario